Iruñea: Comunicado de Maravillas Gaztetxea sobre su rechazo al traslado al otro espacio

Llevamos un año con el proyecto a pesar de todas las dificultades y vamos a seguir trabajando desde la calle, transformando el barrio, profundizando en la autogestión

En relación a las últimas declaraciones que ha habido en torno al Gaztetxe Maravillas, desde la asamblea queremos comunicar lo siguiente:

El rechazo al traslado al otro espacio no es un capricho. Ha sido una decisión tomada de cara a mantener los valores de autogestión y auzolan que han sido indispensables a la hora de desarrollar el proyecto. El contrato que se nos ofrecía condicionaba por completo nuestra manera de funcionar, al entrar dentro de los aparatos burocráticos. Tanto los requerimientos que se nos exigían, como las distintas licencias y permisos, nos obligaban a adaptarnos a los ritmos institucionales donde éstos pocas veces casan con los del Movimiento Popular, impidiendo que lleváramos a cabo las distintas actividades públicas, que pudiéramos autofinanciar el proyecto mediante la barra o que continuáramos con el comedor popular. Así mismo, el movimiento que hemos ido generando se quedaría estancado, perdiendo la capacidad organizativa y la autonomía. Para nosotras, la autogestión no es simplemente la gestión de un espacio, va mucho más allá. La autogestión es la base para desarrollar una nueva forma de vida, es un modo de funcionamiento basado en la solidaridad, el trabajo en conjunto y el cuidado colectivo. Valores que apenas se encuentran hoy en día. Partiendo de esto, tenemos claro que la burocracia no supone más que un obstáculo, nuestras decisiones y debates no pueden pasar por el filtro institucional, ya que el compaginar ambos modelos crea trabas para desarrollar el proyecto en base a las necesidades que pretende suplir. La burocracia no hace más que entorpecer todos estos elementos y es dificil encontrar una salida a este problema.

Desde el principio hemos mostrado predisposición a acudir al diálogo y después de un largo debate, decidimos reunirnos con EH Bildu para iniciar las conversaciones, siempre y cuando pudiéramos llevar adelante el trabajo en todo su esplendor. Desgraciadamente, con el contrato encima de la mesa no nos era posible seguir desarrollando el proyecto. Por ello tomamos la determinación de quedarnos en Rozalejo, sabiendo lo que ello conlleva. Aun así, queremos volver a agradecer a EH Bildu la predisposición que han mostrado durante las conversaciones por llegar a un mutuo acuerdo aunque no hayan tenido un final acordado.

Conocemos de sobra que nuestra decisión va a tener consecuencias represivas hacia nosotras, ya que llevamos sufriéndolas durante todo el recorrido. Primero vino el proceso judicial contra 5 vecinas del barrio a consecuencia de la denuncia interpuesta por el Gobierno de Navarra. Después, la prohibición de realizar cualquier actividad de cara a la gente, una prohibición que también firmó el Ayuntamiento. Entonces llegó el ya conocido desalojo realizado este verano, que acabó con 21 personas identificadas y añadidas al proceso judicial, junto con un nuevo proceso abierto contra un vecino del barrio que se acercó a mostrarnos su apoyo. Proceso que puede conducirlo a la cárcel. Hace poco hemos sufrido el último ataque hacia el Gaztetxe con la prohibición de realizar actividades públicas. Trataron de evitar el espectáculo de magia que habíamos preparado para los txikis del barrio con la actuación de Txan Magoa. El día anterior a este, la Policía Municipal llamó Txan Magoa amenazándole con multarlo si llevaba a cabo la actividad en el Gaztetxe. Claramente, este nuevo ataque viene a raíz de la determinación que hemos elegido, se trata de un ataque a nuestras decisiones y al proyecto. Es intolerable la actitud que la Policía Municipal tiene hacia nosotras, más aún teniendo en cuenta que se lleva a cabo amenazando a alguien ajeno al proyecto.

El cambio que se ha logrado en Nafarroa ha sido gracias a todas aquellas personas que desde la calle han trabajado para llevarlo adelante. El Movimiento Popular, del cual formamos parte, ha sido quien ha dinamizado este cambio y entendemos que solo desde la calle, mediante el desarrollo de distintas actividades y proyectos, puede darse el cambio verdadero de la realidad. Es por ello, que entendemos que las fuerzas políticas que trabajan en las instituciones, en la medida que están ahí gracias al Movimiento Popular, han de estar al servicio de este y de sus proyectos. Estos son los que han de estar en primera fila, los que hay que defender. En estos momentos en Alde Zaharra estamos sufriendo la cada vez más violenta ofensiva de un proceso de gentrificación. Mediante la subida de precio de los alquileres, la destrucción de espacios comunes, la construcción de cada vez más multinacionales, lejos de ofrecer servicios que las vecinas requerimos, se nos está expulsando del barrio. Están creando un barrio dirigido al turismo hasta el punto de que sea inviable seguir viviendo. Nosotras apostamos por otro modelo de barrio y nos oponemos rotundamente al que pretenden imponernos.

Teniendo en cuenta que el trabajo en la calle es imprescindible, las distintas dinámicas y proyectos no siempre pueden pasar el filtro de la legalidad, menos aun teniendo en cuenta que esta está diseñada para seguir perpetuando el capitalismo, cuya seña es la propiedad privada, favoreciendo a los intereses de los adinerados. De cara a construir un mundo y un barrio nuevo, hay que enfrentar estas leyes que solo perpetúan la miseria y la injusticia.

Solo los movimientos que se han levantado contra las distintas injusticias han sido capaces de llevar adelante la transformación social, cultural y política de la realidad. Los gaztetxes y colectivos sociales de hoy en día son los que defienden los sectores sociales más ahogados por el capitalismo, son los que cada vez cuentan con un mayor apoyo en la calle. A lo largo de la historia solo aquellos movimientos que desde la radicalidad han luchado contra el capitalismo han sido capaces de realizar los mayores cambios en la sociedad. Aquellos que ante la represión y los constantes ataques siguieron adelante con una firme determinación, han sido quienes han logrado las mayores victorias.

Llevamos un año con el proyecto a pesar de todas las dificultades y vamos a seguir trabajando desde la calle, transformando el barrio, profundizando en la autogestión, tejiendo redes de solidaridad entre todas las trabajadoras. Y sobre todo, para darles a las siguientes generaciones la posibilidad de ver un mundo más justo y cuidado.
Maravillas Aurreral
Ez da gaztetxe bat, mundua ulertzeko modu bat baizik
MARAVILLAS
irGAZTETXEA • GUNE SOZIAL AUTOGESTIONATUA

Maravillas Gaztetxea
info [at] maravillasgaztetxea [dot] eus
https://squ.at/r/65bp
https://maravillasgaztetxea.eus/

https://eh.lahaine.org/comunicado-de-maravillas-gaztetxea-sobre