Barcelona: Otra mañana de desahucios, cada día se aprende algo más y esto no para

Siempre volvemos a lo mismo, como hacemos para parar esta sangría constante de desahucios de familias expulsadas, como nos organizamos más y mejor para defendernos y luchar contra quienes nos quieren quitar los derechos básicos como es el de la vivienda para enriquecerse y conseguir que lo primero sea lo normal, lo natural y lo segundo una vergüenza inadmisible. Y por otro lado como hacer que la justicia, las diferentes administraciones, es decir el estado defiendan los intereses de la mayoría cuando sabemos que precisamente están para garantizar lo contrario (salvo algunas honrosas excepciones). Y así estamos cada día.

Hoy en el Raval otra mañana llena de conflictos. A primera hora en Sant Climent, una calle con muchos casos de narcopisos, una planta baja de la que se sabía muy poco pero si lo suficiente, a saber: La propiedad Bankia quiere ejecutar el desahucio y poner una cerradura que a los pocos minutos la petará alguna mafia local para hacer un narcopiso o cualquier otro negocio privado. Stop desahucios Raval defendiendo delante de la comitiva judicial, mossos y propiedad que no les creemos y que si les dejanos ejecutar prometen tapiar la puerta en dos horas, lo más seguro es que no se hará y que mientras se perderá la vivienda y aumentarán los problemas. Finalmente lo conseguimos, paramos la ejecución tras mucha tensión y ahora nos toca asegurar que entren en la vivienda una familia que lo necesite que puedan negociar con la propiedad un alquiler social. [Leer más]

Barcelona: El narcotráfico en el distrito de Ciutat Vella no se solucionará solo con la nueva ley de “deshaucios exprés”

El grave problema de narcotráfico que se ha instalado en el distrito de Ciutat Vella no se solucionará solo con la ley aprobada el martes pasado en el Congreso de los Diputados porque es una consecuencia directa de la especulación inmobiliaria.

Muchos fondos de inversión inmobiliaria han estado siguiendo los últimos años una estrategia de degradar los edificios y el barrio recurriendo, si es necesario, al “mobing” de vecinos con contratos antiguos o que se resistían a abandonar sus hogares.

Mediante esta estrategia han ido consiguiendo apoderarse de edificios enteros a bajo precio para convertirlos dentro de un tiempo en viviendas de lujo para extranjeros o turistas. Este “mobing” ha consistido en distintas formas de presionar a los vecinos: dejar de hacer reparaciones, provocar averías en los suministros, amenazar directamente o fomentar que algunos intrusos molestos se instalaran en los pisos vacíos.

Ya hace unos años, esos fondos de inversión “contrataron” equipos enteros de intrusos que le hacían la vida imposible a los vecinos que aún resistían. La evolución de esos “equipos” a estas mafias organizadas era previsible y aquí las tenemos. [Leer más]