Madrid: Mano tendida al compañero, puño cerrado al enemigo. Solidaridad con los compañeros detenidos en Turín

El 7 de febrero amanecíamos con un nuevo sobresalto: en Turín, otra vez, los compañeros eran despertados a golpe de ariete.

Unos eran secuestrados bajo la ley antiterrorista, relacionada esta vez, con la lucha contra el C.P.R. (C.I.E.), contra las fronteras y contra el racismo institucional, el cual lleva años creando a golpe de ley, una máquina de expulsiones, redadas y demás injusticias en contra de los “migrantes”.

Al mismo tiempo, el Asilo Occupato, un Centro Social que llevaba más de 20 años en el barrio turinés de Aurora, estaba siendo sitiado por un amplio dispositivo policial, bomberos y mercenarios albañiles con la intención de desalojarlo.

Varios compañeros se subieron al tejado para hacer, junto con todos los solidarios que se acercaron a la zona, una impecable resistencia. 36 horas de frío y enfrentamientos con la policía fueron el desencadenante de tan sucio operativo.
Y es que, a pesar de la simultaneidad de las redadas, la respuesta de la gente ha estado por encima de lo que cualquier esbirro pudiera imaginarse. A pesar de las trabas y las dificultades, quienes orquestan y ejecutan este tipo de operaciones, han de saber que han ido a dar con hueso, un duro hueso. [Leer más]

Precaristas, documental sobre la emergencia habitacional y la organización de las vecinas del Sindicato de Inquilinas de Gran Canaria

[Leer más]

Río de Janeiro: Llamada internacional para acciones de solidaridad xs presxs Copa

El 12 de julio, al final del día antes de la Copa el Mundial, la Policía de Río de Janeiro arrestó a 19 activistas, con el objetivo de desintegrar la gran protesta prevista para el último día, con el argumento de que elxs habrían participado en actos de “violencia” en los disturbios del año pasado y que sería planeando otras acciones en la manifestación final de la Copa del Mundo. En el total de 23 órdenes de allanamiento y arresto y detención temporal se cumplieron contra las personas acusadas de participar en los movimientos sociales, los mandatos fueron 5 días de libertad condicional, cuatro personas lograron escapar del secuestro policial.

Xs activistas fueron llevados a la Policía de la Ciudad de Río de Janeiro, a las grandes centrales complejas construidas para dar cuenta de la represión àquelxs desafiando a los mega-eventos y la lógica de la zona del mercado. En este gran complejo es la DRCI, Oficina de represión de los delitos informáticos, que actualmente desempeña el papel del recinto histórico de Orden Político y Social, el notorio DOPS creado en 1924 para suprimir xs anarquistas, que se utiliza principalmente durante el Estado Novo y más tarde régimen Militar en 1964, con el fin de controlar y reprimir a los movimientos políticos y sociales que se oponen al régimen en el poder. Luego fueron todxs encaminhadxs al complejo penitenciario de Bangu. [Leer más]